¿Qué es la resiliencia y por qué es importante?

Todos hemos pasado por momentos desafortunados en nuestras vidas, situaciones en las que hemos caído y nos hemos sentido abatidos, pero de las cuales nos hemos levantado con la cabeza en alto y buscado las maneras de continuar.

La capacidad de levantarse tras un evento devastador se conoce en psicología con el nombre de resiliencia, y hace referencia a la fortaleza para aprender y superar efectivamente las experiencias infortunadas. 

La resiliencia es una capacidad ampliamente estudiada en la actualidad, en vista de que representa una fortaleza indispensable en la vida. Una persona resiliente se encuentra apta para resistir y enfrentarse de manera exitosa a las situaciones estresantes que le puedan suceder, considerando toda la experiencia como un aprendizaje para su crecimiento personal.

Si deseas conocer qué significa la resiliencia, sigue leyendo, porque te contamos a lo largo de este artículo, todo lo referente a este interesante tema. 

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de adaptarse a situaciones adversas, de manera positiva y óptima. El estudio de este fenómeno surge tras el encuentro fortuito de destellos de esta capacidad en otras investigaciones, donde la atención de los teóricos fue captada por esta característica que nunca antes se había definido.

¿Cuál es su origen?

A partir de la década de los 80’s se hizo común estudiar este tipo de conductas en las personas de todo el mundo. Uno de los que más destacó fue la tesis de Werner y Smith sobre niños resilientes.

Observaron por un lapso de 30 años el desarrollo y evolución conductual de un grupo de niños de Hawaii que vivían (en ese momento) en situaciones desfavorables. Los resultados fueron increíbles; estos niños se transformaron en adultos positivos, competentes e íntegros.

¿Qué significa ser una persona resiliente?

Durante años se pensó que la resiliencia era un rasgo de la personalidad innato, con el que las personas nacían. Tras años de estudios logró determinarse que lejos del estigma que se manejaba, esta capacidad no es innata, sino que surge por la combinación de factores tanto internos como externos.

Fredrickson y Tugade en el año 2003 publicaron el resultado de un estudio que llevaron a cabo tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, y donde dejaron en claro los elementos claves de este fenómeno de la cognición humana.

Gracias a ello, en la actualidad sabemos que la resiliencia depende en su totalidad de nuestra capacidad adaptativa, nuestra seguridad en nosotros mismos, de nuestro optimismo y propósitos en la vida. La mezcla de estos factores parece desempeñar un rol protagónico en el desarrollo de la resiliencia en las personas.

Por tanto, una persona resiliente es aquella que puede afrontar los problemas con optimismo y seguridad en sí mismo, por decirlo de una otra manera, se trata de una persona con una fuerte autoestima que le permite levantarse en los momentos más duro para conseguir sus objetivos.

¿Cuáles son las principales características de la resiliencia?

¿Cuáles son las principales características de la resiliencia?

Al conocer qué significa la resiliencia puedes ser capaz de usar tu energía, capacidades y experiencias para desarrollar efectivamente esta habilidad. A continuación describimos las principales características de una persona resiliente para que aprendas a identificar sus rasgos y a distinguirlos.

  • Una persona resiliente es capaz de ser honesta con los demás y consigo misma de manera natural, aceptándose tal y como es y pudiendo expresar sus emociones de manera coherente y sana. 
  • Son muy agradecidos, empáticos y capaces de perdonar sin guardar rencores. 
  • Son positivos y optimistas, por lo que buscan rodearse de personas entusiastas.
  • Tienen buen dominio de sus emociones, lo que les permite integrarse y mantener relaciones interpersonales positivas y efectivas.
  • Cuentan con una buena autoestima, actitud, confianza y seguridad en sí mismos.
  • No se dejan dominar por emociones como el miedo o la ira frente a situaciones retadoras.

Las personas resilientes suelen ser un foco de energía positiva en cualquier lugar, por lo que tienden a ser admiradas y queridas por quienes le rodean. Una de las particularidades más destacables de esta capacidad, es el hecho de que puede trabajarse desde la infancia, siempre y cuando se realice con las herramientas y enfoque adecuados.

Esto puede desarrollarse con el constante estímulo de conductas positivas en los niños, enseñándoles a levantarse tras una caída o fracaso, siempre con una sonrisa y buena actitud.

En cuanto a cómo trabajar la resiliencia en adultos, de acuerdo a tu disposición podría resultar un poco más desafiante. Cuando conoces y confías profunda y completamente en tus fortalezas, generas un seguro escudo protector ante adversidades.

Trata de mantenerte optimista ante situaciones de estrés, especialmente si se trata de circunstancias que no puedes controlar.

La resiliencia surge en personas con un bienestar mental pleno, así que practica actividades donde puedas aprender a dominar tus emociones, mente y cuerpo, como es el caso del yoga o mindfulness. Cuando eres resiliente no solo resistes ante experiencias críticas, sino que dispones de las herramientas para aprender de ellas y crecer como persona.

Referencias

  • Fredrickson, Barbara L. “What Good Are Positive Emotions?.” Review of general psychology : journal of Division 1, of the American Psychological Association vol. 2,3 (1998): 300-319. doi:10.1037/1089-2680.2.3.300
  • Tugade, Michele M, and Barbara L Fredrickson. “Resilient individuals use positive emotions to bounce back from negative emotional experiences.” Journal of personality and social psychology vol. 86,2 (2004): 320-33. doi:10.1037/0022-3514.86.2.320
  • Werner E, Smith RS. Overcoming the odds: High risk children from birth to adulthood. Ithaca, NY: Cornell University; 1992. [Google Scholar]

Te puede interesar

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: