¿Qué es la serotonina y qué efectos tiene en tu cuerpo y mente?

Cuando experimentamos situaciones de felicidad y alegría, en ocasiones nos preguntamos a qué se debe, qué es lo que lo produce y qué podemos hacer para repetirlo. Y si bien los estímulos externos tienen mucho que ver con esta emoción, a nivel fisiológico existe un aliado que interviene de manera directa en esta maravilla ¿Quieres saber de qué se trata? ¡Sigue leyendo y te lo contamos todo!

La serotonina es un neuromodulador sintetizado en las células de nuestro cerebro, sistema gastrointestinal y plaquetas, que interviene de forma directa en la modulación del estado de ánimo. Además de lo que pueda sintetizar nuestro organismo, existen una serie de alimentos que aumentan la serotonina. Es por ello que a continuación te contamos al detalle todo lo relacionado con esta interesante hormona.

El neurotransmisor serotonina está vinculado al control del estado de ánimo, aunque también ayuda a regular otras funciones, como el sueño y el deseo sexual. Una nueva investigación ha descubierto otra funcionalidad de la serotonina: aumentar la velocidad de aprendizaje.

La serotonina ¿el secreto de la felicidad?

Esta hormona cumple funciones indispensables y desempeña un papel fundamental en nuestro organismo; además de su intervención en el estado de ánimo, destacan las siguientes:

  • Regulación del ciclo circadiano (ritmo sueño – vigilia), en combinación con otras hormonas.
  • Ejerce un control inhibitorio del deseo y la actividad sexual.
  • Interviene en el apetito, al causar la sensación de saciedad.
  • Participa en la regulación térmica del cuerpo.
  • En niveles bajos, contribuye junto con otros neuromoduladores en la génesis psicológica de emociones con tendencia a lo negativo, como el miedo, la ansiedad y la agresividad.
  • Participa en la regulación de la densidad ósea.
  • Interviene en los mecanismos de percepción y actividad motora.
  • Contribuye en la formación y secreción de otras hormonas, como la dopamina, noradrenalina y melatonina.
  • Juega un papel importante en la regulación del movimiento intestinal y la segregación de secreciones intestinales.

¿Cómo saber si me falta serotonina?

La serotonina a niveles inferiores a lo normal, provoca distintas manifestaciones típicas, como cuadros de ansiedad, depresión, fatiga, insomnio, problemas digestivos, entre otros. Por lo que en general, cada vez que experimentas alguno de estos episodios, o tienes tendencia a estas emociones y pensamientos negativos, podría tratarse de un descenso en tus niveles de serotonina.

Ansiedad. Al igual que en la génesis del trastorno obsesivo compulsivo y la depresión, la serotonina interviene en combinación con otros neurotransmisores, en la aparición y desarrollo de los trastornos de ansiedad.

Depresión. Hoy en día ha quedado claro el papel que juega la serotonina en el estado de ánimo, es por eso que no sorprende que las personas que sufren de depresión, cuenten con niveles disminuidos de serotonina en su organismo. En este caso, la serotonina representa un papel fundamental, ya que tanto su baja producción, como problemas en sus receptores o la saturación de sus sitios de unión, pueden intervenir en el padecimiento de la depresión.

Fatiga. Tras un día agotador es totalmente normal que nuestro cuerpo y mente se encuentren cansados al llegar a casa. Sin embargo, las personas que sufren de agotamiento crónico, suelen tener problemas con este neurotransmisor. Esto se debe a que la serotonina interviene de manera directa en la producción de energía. Afortunadamente, nuestro organismo es capaz de detectar su déficit y aumentar su producción, siempre y cuando le brindemos el tiempo necesario para descansar y recuperarse.

Insomnio. La serotonina interviene en la producción de melatonina, otra importante hormona que participa en el ciclo circadiano (sueño – vigilia). Por lo tanto, la disminución de una lleva a descensos en la producción de la otra, y esto conlleva a alteraciones en nuestro ciclo de sueño, específicamente cuando se trata de conciliar y mantener el sueño.

Problemas digestivos. El 95% de este neurotransmisor se produce en el intestino. Además, por su relación con la regulación de la saciedad y la digestión, se ha determinado que los niveles bajos de serotonina pueden dar cabida al padecimiento de trastornos digestivos, como es el caso del Síndrome de Colon Irritable.

Alimentos que ayudan a aumentar la serotonina

aumentar serotonina, alimentos

Para evitar estas situaciones, hay mucho que puedes hacer. Desde tu alimentación hasta tu actividad física, juegan un papel protagonista en cómo aumentar la serotonina. Cuando hablamos de tu dieta, es necesario que aumentes el consumo de alimentos que contienen serotonina, estos en sí, contienen un aminoácido llamado triptófano, el cual es el precursor de esta hormona. Dentro de los alimentos que aumentan la serotonina destacan los siguientes:

1. Carnes magras (pollo y pavo)

2. Pescado (omega 3)

3. Productos lácteos

4. Huevos

5. Lentejas

6. Soja

7. Alubias

8. Piña

9. Plátano

10.  Almendras

11.  Pistachos

12.  Chocolate negro

Si además de llevar una dieta equilibrada que integre alimentos que contienen serotonina, eres capaz de llevar una vida sana, practicando ejercicio como el yoga o natación, duermes mínimo 8 horas diarias y tomas suficiente agua, tus niveles de serotonina se mantendrán óptimos y tu felicidad estará intacta.

Ahora sabes cómo aumentar la serotonina, ya no es un secreto, todo se basa en llevar una vida alejada del estrés, la fatiga y las emociones negativas. Una dieta rica en alimentos que aumentan la serotonina, momentos al aire libre practicando una actividad física (beneficiosa además para tu corazón y cerebro) y regulando de la mejor manera tus emociones. El secreto es cuidar de tu salud y vivir la vida con calma.

Referencias

  • An effect of serotonergic stimulation on learning rates for rewards apparent after long intertrial intervals – Nature Communications volume 9, Article number: 2477 (2018).
  • Adult Brain Serotonin Deficiency Causes Hyperactivity, Circadian Disruption, and Elimination of Siestas – US National Library of Medicine National Institutes of Health J Neurosci. 2016 Sep 21; 36(38): 9828–9842.doi: 10.1523/JNEUROSCI.1469-16.2016

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: