Nada es tan contagioso como el ejemplo

Sigo recibiendo mensajes de madres y padres preocupados por la salud de sus hijas-os, de jóvenes adolescentes y no tan jóvenes mujeres, preguntándome por posibles consejos que puedan ayudarles a sentirse mejor.

Me gustaría trasmitir a todas estas personas que más que dar consejos, lo que yo hago es COMPARTIR mis experiencias, y con esto las técnicas o pautas que a mí me han ayudado. Esto no significa que tenga las respuestas a todas vuestras preguntas (que más quisiera) o que mis libros os vayan a “solucionar” la Vida. Bien es cierto, que son apoyos que nos vienen muy bien en momentos determinados, pero lo que verdaderamente buscamos siempre está en NUESTRO INTERIOR. Y sé que puede sonar a la típica frase de ETERNO POSITIVISMO que a veces llegamos a aborrecer de tanto oírla, pero es que es así!

Estoy encantada de daros la mano y acompañaros en este maravilloso viaje, que aunque muchas veces resulte duro, sigue siendo MARAVILLOSO. Espero continuar haciéndolo por muchos años y todos vuestros mensajes me llenan de AMOR al ver las ganas que ponéis en salir delante de situaciones que a veces pueden resultar muy difíciles.

Hay que recordar algo: Solo a través del AMOR se consigue la verdadera transformación. SI YO PUEDO, TÚ PUEDES! Y esto conlleva trabajar cada día en lo que deseas conseguir, ni más ni menos!

Ahora bien:

¿Realmente estás dispuesta o dispuesto a dejar atrás esas creencias y miedos que tanto te limitan?Si no quieres/puedes…no pasa nada, pero no te sigas engañando… 

¿Y si estás preparada o preparado para ello?¿A qué esperas para demostrarlo? 

NADA ES TAN CONTAGIOSO COMO EL EJEMPLO!

Te puede interesar

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: