Mi Encuentro con Dr Wayne Dyer

¿Casualidad?

Aunque a veces utilice la palabra “casualidad”, no creo mucho en ella, ya que opino que casi todo en esta vida ocurre con algún propósito y que podemos ir más allá de cualquier situación en sí, transformándola en una nueva oportunidad que nos ayude a crecer como personas. No es fácil, sobre todo cuando desconfiamos de nuestra capacidad para afrontar algo y las esperanzas parecen abandonarnos.

Entiendo y respeto que cada persona tenga su propio criterio al respecto, tan solo expongo mi experiencia como un ejemplo de esto.

Hace muchos años leí un libro en el que Dr. Wayne Dyer decía:
“Con Todo lo que te ha ocurrido en la Vida puedes sentir pena por ti mismo o utilizarlo como un gran regalo. Todo en la Vida puede llegar a convertirse en una gran oportunidad tanto para crecer como para limitarte. Tú eliges.”

Yo, finalmente he elegido la segunda opción, aunque pareciese una locura y al principio no lo entendiera.

¿Un regalo los abusos a un menor? NO, ¡por supuesto que no! El regalo no es ese, y eso es lo que el Dr Wayne Dyer me enseñó. El regalo ha sido la transformación de mi visión y percepción ante este suceso.

El gran milagro de mi vida no fueron los abusos, sino el Viaje que me ha llevado del Miedo al Amor.

Mi Gran Encuentro con Dr Wayne Dyer

En Septiembre del 2012 viajé a Washington a una conferencia que Louise Hay y Dr Wayne Dyer ofrecían. El día anterior por la noche entré a comprar agua y me encontré frente a frente a Wayne Dyer.

No podía dejar de sonreír sin mediar palabra y a él esto le hizo mucha gracia. Lo que en un principio podía haber sido un encuentro “casual” se transformó en una gran conversación acerca de la vida y de cómo, por fin, había decidido comenzar este “Gran Viaje” a través del Miedo.

Él quedó fascinado, y me invitó al día siguiente a conocer a sus hijas y a acudir a la conferencia gratuitamente. A la mañana siguiente yo estaba muy nerviosa, aún así no sabía lo que me esperaba. Me senté en una de las sillas reservadas de las primeras filas, y en cuanto él apareció vino a saludarme y presentarme a sus hijas.

Cuando empezó su conferencia, no daba crédito a lo que estaba oyendo, ¿estaba hablando de mí? Efectivamente, de repente escuche ¿dónde está mi amiga española? dijo bromeando, sube, por favor… Mi sonrisa de oreja a oreja era espectacular. Con lo nerviosa que estaba no presté atención a las escaleras y ¡casi acabo estampada en el suelo! Aún así, me sentí muy feliz.

Ahí estaba yo, subida a un escenario hablando a más de dos mil personas acerca de por qué estaba allí y de cómo algún día mi libro saldría a la luz como parte de ese gran proceso y viaje de transformación.

Jamás olvidaré sus palabras de cariño y ánimo:
“Natalia, llegarás tan lejos como tú desees”, no lo olvides.

Qué razón tenía, ya que los sueños en nuestra vida pueden hacerse realidad aunque, cierto es, que a veces no se desarrollan como pensamos.

Dr. Wayne Dyer ha sido, es y siempre será un gran Maestro para muchos de nosotros, un gran ejemplo de superación y de ayuda a los demás. De una forma u otra sigue en conexión con nosotros a través de sus maravillosos libros.

Nuestros “Milagros en la Vida” dependen mucho de nosotros y todos podemos llegar a sentirlos, tan solo hay que abrir nuestro corazón y darnos la oportunidad para ello.

De mi corazón al vuestro,
Gracias.

Nat

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: