EL RESISTIRNOS A PENSAR ES COMO SI INTENTÁSEMOS DEJAR DE RESPIRAR.

Cada vez que tratamos de analizar (demasiado) una situación, nos convertimos en jueces de nuestro propio «juego» en la Vida y juzgamos cada escenario de esta creando diferentes roles:

El «solucionador» de problemas: volviéndonos locos en busca de todas las soluciones posibles.

El pobre mi: Jugando por un tiempo con el papel de víctima.

El GURÚ(mi favorito): Intentando ver que «todo está bien» y que TODO sucede en la Vida por una razón…

Ninguno de estos «juegos» nos ayuda a estar en el momento presente, y sabemos… que normalmente sufrimos más pensando en «lo que pueda ocurrir» que por la realidad de los hechos del momento real en el que nos encontramos.

No se trata de estar en las nubes todo el tiempo, pero tampoco de permanecer en un pozo, ya que en el equilibrio se encuentra el bienestar para todo. 
Todo esto me lo enseñó Sandy Newbigging, un profesor experto en meditación de Inglaterra con el que estuve trabajando.

La meditación o cualquier técnica de relajación que nos permita conectar con el momento presente, nos conecta al mismo tiempo con la única realidad, la del ahora. Por lo que quizá, merezca la pena el probarla, ¿no crees?

Es imposible dejar de pensar…no te resistas a ningún pensamiento, pero tampoco te apegues a el. 

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: