EL PERFECCIONISMO Y LA AUTOESTIMA

Solo…¿Con o sin tilde?

Es curioso que los principales factores de riesgo para muchos trastornos de conducta, como por ejemplo los trastornos de la alimentación entre otros, sean los mismos que para cualquier tipo de depresión o de un cuadro de ansiedad generalizada:

  • La baja autoestima.
  • Falta de vínculo con la figura materna o paterna.
  • La necesidad de querer algo-alguien y pensar que no vas a poder obtenerlo o, si se tiene, el miedo a perderlo.
  • Situaciones traumáticas en la infancia o situaciones traumáticas que se han quedado sin resolver.
  • El perfeccionismo y auto exigencia.

El perfeccionismo y la auto exigencia, por ejemplo, siempre ha sido algo muy latente en mi persona. Siempre pensé que tenía que estar a la altura de cualquier expectativa y que de lo contrario, la gente no me aceptaría o estaría “mal vista”.

Es obvio que los criterios de perfeccionismo pueden venirnos desde que somos pequeños, y en el caso de tener una autoestima dañada, esto puede significar que nada llegue a ser suficiente para nosotros. Ya que por mucho que se haga siempre quedará algo pendiente o mejor que hacer.

Con Volando Alto (libro y web) me ha ocurrido exactamente esto.

La sanación de nuestra autoestima y la confianza en uno mismo no se consiguen de la noche al día. El proceso puede llegar a ser muy largo y el ejercicio es casi diario.

El poder amarse a uno mismo y permitirse momentos de confusión y de “bajón emocional” es TOTALMENTE NATURAL y SALUDABLE.

La PERFECTA-IMPERFECCIÓN es el equilibrio al que podemos llegar cuando somos conscientes y volvemos a recordar que TODOS somos PERFECTOS tal y como somos, ni más, ni menos…

Por ejemplo, me ha costado muchas horas de sueño el poder corregir mi libro para que estuviese “PERFECTO” para ser publicado. Mi creencia de poder cometer “errores gramaticales” y “no ser lo suficientemente buena” me quitaba el sueño, por lo que estaba claro que había trabajo que hacer y alguna creencia que transformar…y ¿por qué?

Pues porque la VIDA cambia, y al igual que RAE (Real Academia Española)cambia sus reglas gramaticales, nosotros también. La Vida ES UN ETERNO CAMBIO y nuestra adaptación a ella es necesaria, pero poco a poco y sin volvernos locos…como a mí me estaba pasando con mi libro…

Ya que había estudiado y escrito más en Inglaterra que en España, mi escritura en español obviamente era más tipo Tarzán que otra cosa! Había veces que ni me acordaba de las palabras en español…así que RAE se convirtió en una de mis mejores amigas.

Tuve que trabajar con este “nuevo miedo disfrazado” y apoyarme en las herramientas y ayudas disponibles.

El abrazar la idea de que hay muchas cosas nuevas que aprender de uno mismo y el seguir elaborándolas, sin prisa y sin miedos, nos acerca aún más a la PERFECCIÓN en vez de alejarnos, como a veces podemos llegar a pensar…

De mi corazón al vuestro,
Nat

Te puede interesar

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: