¿Qué es el efecto pigmalión?

En mi segundo libro, FELIZ DE SER YO, menciono el efecto Pigmalión. Y es que, en ocasiones, nos encontramos con personas que ejercen una fuerte influencia en nuestras vidas, bien sea de forma positiva o negativa. El efecto pigmalión hace referencia a la influencia que ejerce el concepto y expectativas que tenga una persona sobre nosotros, y que eventualmente termina por hacerse realidad.

A simple vista suena complejo, pero este fenómeno realmente es mucho más común de lo que mucha gente piensa. Si quieres saber más al respecto, sigue leyendo con atención, porque a continuación te cuento en detalle qué es el efecto pigmalión y cómo integrarlo a tu vida de manera positiva.

“Si te vieras con mis ojos… entenderías”

Frida Khalo

Origen del efecto pigmalión

El origen del fenómeno Pigmalión se remonta a una historia de la mitología griega, donde un escultor de nombre Pigmalión, no encontraba el amor en ninguna mujer, por lo que decidió realizar una escultura femenina cuya imagen satisfacía sus deseos y a la cual llamó Galatea.

Esta escultura de marfil era increíblemente bella, y representaba con exactitud la mujer perfecta que por tanto tiempo Pigmalión había buscado en vano, por lo que se enamoró profundamente de ella, y tras un sueño donde su imagen se hacía real, la diosa del amor (Afrodita) decidió concederle el deseo que más había anhelado en su vida… volver a Galatea una mujer de carne y hueso. 

Del mito a los hechos

Es así como este mito milenario nos deja una lección bastante clara: cuando alguien nos valora y cree en nosotros, cosas extraordinarias pueden ocurrir. De allí que otra de las formas en la cual este efecto es conocido es como “la profecía autocumplida”, ya que el efecto pigmalión explora el impacto directo o indirecto que puedan ejercer las creencias y expectativas que tenga una persona sobre nosotros.

Por lo tanto, cuando una persona encuentra valor y potencial en ti (cree en ti), y además lo expresa animándote y motivándote, tu autoestima y autoconfianza aumentará exponencialmente, hasta el punto de creer (tal y  como lo hace esa persona) que, efectivamente SÍ eres capaz de alcanzar esa meta u objetivo.

Cuando esperamos ciertos comportamientos de otros, es probable que actuemos de manera que haga que el comportamiento esperado sea más probable

Rosenthal y Babad

Sin embargo, existe otro extremo de este fenómeno, donde las cosas realmente no son tan optimistas. Se trata del efecto Golem o efecto pigmalión negativo, donde en vez de sentirnos motivados, percibimos esta energía desde una perspectiva negativa y nuestra autoestima se ve ampliamente perjudicada.

De desarrollarse desde este otro ángulo, las creencias y expectativas que pudieras tener en ti mismo, podrían disminuir hasta el punto de desaparecer. Por tanto, la forma en la cual son emitidos y recibidos los estímulos externos, será determinante en la forma en la cual esta teoría ejerce su efecto. 

Estudios sobre el efecto pigmalión

El efecto pigmalión ha tenido implicaciones muy interesantes a nivel educativo, laboral e incluso social, los cuales aún hoy en día son estudiados por los profesionales en psicología y pedagogía. El ámbito educativo ha sido el más explorado, encontrándose que este fenómeno es uno de los que más influencia denota en el aula y que inclusive, podría determinar la personalidad de algunas personas en su vida adulta.

Efecto pigmalión

Algunos maestros o profesores pudieran desarrollar expectativas propias sobre algunos alumnos, de acuerdo a las capacidades que ven en cada uno de ellos. Sin embargo, la cantidad y dirección de los estímulos podría de hecho configurar la conducta que tomará el estudiante, pudiendo ser tanto positiva como negativa.

Por lo tanto, la influencia de algunas personas (especialmente personas de autoridad, veneradas o admiradas) podría determinar el alcance con éxito de nuestras metas y sueños.

Ahora que te has adentrado un poco más en este interesante tema, la próxima vez que te preguntes qué es el efecto pigmalión, toma conciencia real de los momentos y las personas que quizás buscan impulsarte a alcanzar tus sueños.

Define en primera instancia cuales son esas metas y usa esa energía positiva extrínseca para encontrar tu fuerza interior y superar esas expectativas. No obstante, es importante que no tomes los estímulos externos como la base para construir tus objetivos y estrategias para alcanzarlos.

La motivación, impulso, pasión y fortaleza deben nacer en ti e inspirar a los demás, no al revés. Así que conviértete en un generador de expectativas positivas para ti mismo y para quienes te rodean, y verás cambios maravillosos en tu vida. 

Referencias

  • McLeod, Susan. “Pygmalion or Golem? Teacher Affect and Efficacy.” College Composition and Communication 46 (3): 369-386.
  • Rhem, James. “Pygmalion in the classroom” NTLF 8 (2): 1-4
  • Rowe, W & O’Brien, James. (2002). The Role of Golem, Pygmalion, and Galatea Effects on Opportunistic Behavior in the Classroom. Journal of Management Education. 26. 612-628. 10.1177/1052562902238321.
  • Babad, E. Y., Inbar, J., & Rosenthal, R. (1982). Pygmalion, Galatea, and the Golem: Investigations of biased and unbiased teachers. Journal of Educational Psychology, 74(4), 459-474. http://dx.doi.org/10.1037/0022-0663.74.4.459

Te puede interesar

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: